Los gigantes de las redes sociales deben descentralizar Internet… ¡ya!

Big Tech ha aparecido mucho en las noticias durante la última década. Inicialmente, la cobertura se centró en las nuevas posibilidades que se crearon en torno a la comunicación y el intercambio de información y los beneficios que traerían consigo. Las nuevas redes tecnológicas ofrecían herramientas sin precedentes, que ofrecían de todo, desde reunir a familias separadas por la emigración hasta ayudar en el derrocamiento de regímenes autoritarios y devolverle el poder a las personas.

A continuación, nos enteramos del tremendo valor que las Big Tech estaban creando, aportando miles de millones de dólares a los fundadores y trabajadores, así como a los fondos de pensiones que invirtieron en ellas. Sabíamos que eran una fuerza para el bien en el mundo, sobre todo porque nunca desaprovecharon una oportunidad para recordarnos eso.

El sentimiento hacia las Big Tech cambió a finales de 2016, impulsado por un resultado inesperado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Las plataformas de las Big Tech ya no eran herramientas para promover la individualidad y la autoexpresión; se habían convertido rápidamente en facilitadoras del odio y mentiras. Aparentemente, de la noche a la mañana, estas empresas pasaron de ser queridas a parias, de bastiones de la libertad de expresión a ser armadas por intereses maliciosos y estados rebeldes para influir en procesos electorales, sembrando historias falsas. Los individuos que controlaban las plataformas pasaron de ser defensores de la libertad a ser comparados con dictadores. Los periodistas escribieron que las Big Tech ahora tenían más capital que muchos gobiernos y un mayor control del discurso que cualquier medio de comunicación, sin ningún control y equilibrio democrático o regulación para frenar sus peores deseos.

Estos eventos pusieron de manifiesto la cantidad de poder que actualmente tienen las Big Tech en sus manos, junto con la necesidad de considerar cómo definimos el habla en el mundo moderno y cómo debería amplificarse y regularse. Eso, a su vez, toca cómo deben gobernarse las plataformas que determinan el habla moderna.

De la descentralización a las transmisiones en vivo

Para abordar esto, debemos examinar cómo la Internet temprana desató tanta creatividad en sus primeros días. En aquel entonces, la web estaba descentralizada a su manera, y cada sitio web representaba su propio espacio, lo que resultaba en una vasta red de nodos unidos por hipervínculos. Algunos nodos eran más grandes que otros, pero ninguno tan grande como para distorsionar el panorama o requerir una regulación específica. Internet podría verse como un gran jardín, que crece con cada sitio web adicional.

A medida que la red y el número de usuarios crecieron, aumentó la demanda de que esta red se organizara y se hiciera mucho más eficiente. Google aprovechó esto al crear un algoritmo que buscara en la web y arrojara resultados y, en el proceso, lanzó una nueva Internet definida por algoritmos. De repente, el contenido fue recomendado y definido por algoritmos de música (Spotify), noticias (Facebook y Twitter) y entretenimiento (Netflix). El jardín se convirtió en un arroyo y, de repente, todos estábamos siendo influenciados y dirigidos por algoritmos de caja negra de los que sabíamos muy poco.

Es este nuevo modelo de transmisión en vivo de Internet lo que ha provocado que tal vitriolo se dirija hacia las Big Tech. Las grandes empresas tecnológicas dictan qué contenido es aceptable para compartir y qué se debe promover a menudo considerando qué es más beneficioso para sus resultados finales. Los controles de contenido se describen como moderación para quienes los aprueban y censura para quienes no están de acuerdo. Las voces más fuertes dominan la conversación, a menudo favoreciendo de manera desproporcionada a la fuerza laboral de las Big Tech y los medios tradicionales, un grupo pequeño con sesgos identificables.

De vuelta a la Internet descentralizada

¿Cuál es la forma correcta de gobernar estas enormes plataformas? Centralizar el poder de los fundadores es demasiado limitante y subcontratarlo a empleados californianos y medios occidentales es solo una pequeña mejora. En su lugar, deberíamos mirar hacia atrás a la Internet descentralizada del pasado y ver cómo podríamos recrear el período que muchas personas mayores recuerdan con tanta nostalgia. Muchos afirman que es imposible volver a poner a este genio en la lampara, dado el enorme valor económico que derivó específicamente de centralizar los contenidos digitales y hacerlos más accesibles.

La tecnología Blockchain ha permitido la gobernanza descentralizada de las empresas, lo que ofrece una forma de toma de decisiones democrática que se inclina hacia aquellos con su pellejo en juego. Las personas compran tokens de gobernanza en una red, como el grupo de productos de finanzans descentralizadas Yearn.finance, que les proporciona votos sobre la gobernanza de ese ecosistema y, al mismo tiempo, mantiene un valor independiente y/o proporciona dividendos. Las empresas pueden descentralizarse de forma nativa como Yearn, o adoptar este modelo con el tiempo, como el prestamista de DeFi, Aave. Este modelo proporciona ganancias, alinea la estrategia con la propiedad y elimina el problema principal-agente que prevalece en las organizaciones públicas y privadas. Las empresas pueden usarlo para distribuir las comisiones administrativas a los propietarios, así como para tomar decisiones estratégicas.

El discurso público sobre la moderación del contenido a menudo se basa en conceptos legales y filosóficos, con un toque liberal de la primera enmienda estadounidense, para construir una solución de arriba hacia abajo. Esto supone que un pequeño número de personas sabe qué es lo mejor para millones, incluso miles de millones de usuarios. Pero la gobernanza descentralizada, probada como eficaz por la floreciente industria DeFi, puede permitir una solución de abajo hacia arriba que ponga el poder en manos de los usuarios. El CEO de Twitter, Jack Dorsey, incluso anunció su interés en tal enfoque a finales de 2019.

La gobernanza descentralizada podría ser alcanzada proporcionando tokens a los usuarios, como se describió anteriormente, lo que, a su vez, les permitiría votar sobre principios de moderación. Esto incluso podría calibrarse con el tema en cuestión: los miembros de grupos minoritarios podrían tener un mayor peso en las cuestiones relacionadas con la discriminación o los grupos religiosos en la libertad de religión. Los usuarios con mayor poder pueden tener más peso en sus votos que los ocasionales. Al confiar el tema más amplio de la moderación a la comunidad en general, los usuarios están comprometidos en un contrato social que los hará mucho más propensos a aceptar los principios que se adopten. Además de hacer que la moderación sea más eficiente, esto probablemente repararía parte del daño a la reputación que sufren las empresas de redes sociales, creando una clara distinción entre censura y moderación.

Las grandes plataformas tecnológicas tienen poblaciones de usuarios más grandes que los países más grandes del mundo, pero ninguna tiene los controles y equilibrios democráticos equivalentes que buscamos en la gobernanza. Identificar los puntos débiles complejos, como la censura y la moderación, y la búsqueda de formas de empoderar a los usuarios para que sean dueños de estos procesos, les da importancia en el juego y acceso para crear un mecanismo de política flexible para ayudar a sanar la maltrecha reputación de las Big Tech. También redunda en beneficio de las empresas, ya que el impacto de las malas políticas de contenido en la reputación ha provocado especulaciones antimonopolio y llamadas para acabar con Facebook, por ejemplo.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Luis Cuende es cofundador de Aragon, una plataforma para la construcción y ejecución de DAO. Luis comenzó su primer proyecto de código abierto a los 12 años. Entró en Bitcoin en 2011, inspirado por cómo las criptomonedas pueden traer libertad. En 2014, a los 18 años, cofundó Stampery, la startup de marca de tiempo blockchain, Stampery. Tiene múltiples reconocimientos, incluidos Forbes 30 under 30, MIT TR35 y mejor hacker menor de edad de Europa por HackFwd.

Sigue leyendo:

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *