Les preguntamos cuáles eran sus historias más locas relacionadas con criptomonedas… ¡Estos son los ganadores!



El mes pasado, Tradelize y Cointelegraph se unieron en un concurso para escuchar las historias de ustedes, los lectores, más locas sobre las criptomonedas, poniendo de relieve algunos de sus mayores éxitos y fracasos.

No defraudaron… y seleccionar un ganador fue imposible. Por ello, elegimos dos, y los afortunados narradores compartieron un premio de 5,000 USDT entre ellos.

La primera historia vino de Timofei, que recibió un regalo de $100 de su abuela en Rusia. Decidió invertirlos en criptomonedas, mientras seguía sus sueños de convertirse en director en la escuela de cine.

Timofei pudo utilizar las ganancias generadas por la inversión para financiar el rodaje de una película que estaba realizando para su curso, con su abuela como productora principal. Su creación fue un éxito y, además de participar en un festival de cine de Suiza, se proyectó en el Museo de Arte Moderno de Moscú.

“Esto es un sueño en vida, porque no contaba con nada”, escribió en su historia.

Su abuela vive en una aldea remota donde el acceso a Internet es limitado, lo que significa que él tiene que poner su teléfono móvil en una taza de barro para obtener señal. En la actualidad, Timofei dice que se dedica con esmero al comercio diurno con la ambición de rodar una película de graduación. También ha podido devolverle los $100 a su abuela y comprarle un televisor para su cumpleaños.

Para concluir su impactante historia, escribió: “No siempre cierro las operaciones de forma rentable, pero me las arreglo para mantenerme a raya y aprender de los errores paso a paso. Al fin y al cabo, para mí el gráfico bursátil es una metáfora de la vida, con sus altibajos. Tengan una buena inversión, vean una película de arte y cuiden a sus abuelas”.

Una oportunidad perdida

El otro ganador elegido por Cointelegraph es Cryptonaut, que solía competir en torneos locales de Counter-Strike en cibercafés en 2011, cuando Bitcoin cotizaba a un dólar.

Escribió: “Mi equipo y yo llegamos a la final después de varias partidas muy ajustadas. Todo se redujo a una situación de dos contra uno en la que maté accidentalmente a mi compañero de equipo con fuego. No hace falta decir que perdimos el partido.

“El equipo ganador acabó llevándose cerca de $500 en efectivo. Como subcampeones recibimos 20 BTC cada uno. En ese momento, no sabía realmente lo que era la criptomoneda. Acabé cambiando mis 20 BTC por una alfombrilla de ratón para juegos”.

Cryptonaut sigue teniendo la alfombrilla hasta el día de hoy, pero naturalmente, piensa en lo que podría haber sido. Si hubiera conservado las criptomonedas, tendría más de $1.2 millones en el momento de escribir este artículo… 2,400 veces más de lo que habrían valido los $500.

Los directores generales de Tradelize y su socio Wootrade también compartieron sus experiencias. Anton Zapolskyi reveló cómo conoció Bitcoin por primera vez, mientras que Jack Tan compartió una historia optimista de los días oscuros del criptoinvierno en 2018.

Un concurso para recordar

La editora jefe de Cointelegraph, Kristina Lucrezia Cornèr, dice que la selección de los ganadores del concurso no fue una hazaña fácil en absoluto.

Y añadió: “Todos sabemos que los mercados de criptomonedas han estado llenos de drama durante la última década, y este concurso con Tradelize demuestra que también ha habido muchos altibajos para los primeros en adoptarlas. Hemos visto historias de personas que han logrado la independencia financiera al adoptar Bitcoin… y de aquellos que han perdido ganancias que les cambiaron la vida después de vender en los primeros días. A medida que la capitalización total del mercado se acerca a los 2 billones de dólares, el siguiente capítulo de la revolución de las criptomonedas no ha hecho más que empezar, y el resto de la historia aún no se ha escrito.”

Puedes consultar la lista de ganadores en el sitio web de Tradelize. Los premios se distribuirán en la próxima semana.

No dejes de leer:



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *