El debate sobre el consumo de energía de Bitcoin resurge con llamadas a los ‘hackers verdes’ para atacar la red

El aumento exponencial del precio y la tasa de hash de Bitcoin está llevando a los críticos a cuestionar una vez más la eficiencia energética de la mayor Blockchain, con llamamientos a los “hackers verdes” para que se unan para montar un ataque a la red.

Producción y consumo mundial total frente a Bitcoin. Fuente: CBECI

Un autodenominado “desarrollador y ecologista” que responde al nombre de Franck Leroy creó este mes cuentas en Twitter y Medium para abogar por la destrucción de la red Bitcoin mediante el “hacking ético”.

En un post titulado “Hackers ecológicos de todo el mundo, destruyamos a Bitcoin“, Leroy afirma que el Bitcoin es una “burbuja financiera irracional y destructiva” que resulta enormemente perjudicial para el clima debido a su exorbitante uso de electricidad.

Un tercio del artículo hace un llamamiento a los hackers para que “destruyan Bitcoin”, afirmando que la red puede ser socavada montando algo similar a un ataque DDOS con transacciones falsas para atascar la red, y enlazando a otras tres fuentes para otras ideas de ataque, añadiendo:

“Ni siquiera es necesario que se produzca realmente un ataque informático, sino que los especuladores lo teman. Si un grupo de hackers (reales o falsos) anunciara un ataque inminente, el precio de Bitcoin probablemente se desplomaría”.

Pero no son sólo los posts marginales de Medium los que atacan el consumo de energía de Bitcoin, los medios de comunicación convencionales también han abrazado la narrativa. Un reciente artículo de Bloomberg “Bitcoin es un negocio increíblemente sucio” sugería que la mayor parte del uso de energía de Bitcoin proviene del carbón y de otras fuentes no renovables, comparando la huella de carbono de la red con la de Nueva Zelanda.

Y el columnista del Wall Street Journal Jason Zweig escribió que “la minería de Bitcoin está en camino de consumir casi tanta electricidad en 2021 como todos los sistemas de transporte del mundo combinados en 2018.”

Mirar detrás de las cifras utilizadas por Zweig pinta una imagen diferente. En el tuit, hace referencia a un gráfico sobre el consumo de electricidad de Bitcoin realizado por la Universidad de Cambridge. Las tres líneas se refieren al límite superior (gris) e inferior (amarillo claro), y al consumo real estimado (amarillo).

Zweig ha utilizado el límite superior, que se sitúa actualmente en 290 TWh, afirmando que esta cifra está en camino de alcanzar el consumo de los sistemas de transporte mundiales en 2018 (390 TWh). Sin embargo, si se toma la estimación real de 120 TWh, la red Bitcoin está en camino de representar alrededor del 30% de la energía utilizada por la industria del transporte en 2018.

Muchos críticos hacen referencia al Índice de Consumo Energético de Bitcoin, o BECI por sus siglas en inglés, en el sitio web Digiconomist. El BECI afirma que la huella de carbono anualizada de Bitcoin, el consumo de energía eléctrica y los residuos electrónicos se comparan con los de Nueva Zelanda, Chile y Luxemburgo, respectivamente.

Sin embargo, los defensores de Bitcoin, como Marty Bent, señalan que gran parte de la electricidad utilizada para alimentar la red Bitcoin es excedente y no se utiliza. En un post de hoy ha escrito:

“La industria de la minería de Bitcoin, despiadadamente competitiva, obliga a los mineros a buscar el coste más bajo de producción de energía que puedan encontrar, lo que les lleva a fuentes de energía que están completamente abandonadas o desperdiciadas”.

Otros defensores señalan que la energía utilizada en la minería es frecuentemente renovable. Hasta la mitad de la actividad minera tiene lugar en la región china de Sichuan, y estos mineros utilizan las centrales hidroeléctricas de la región cuando es posible. Sin embargo, estas centrales dependen de las lluvias estacionales y cuando no hay suficiente energía, Sichuan recurre al carbón.

Un estudio compartido por el Jefe de Crecimiento de Kraken, Dan Held, sugiere que la minería en la región de Sichuan es más del 90% renovable, lo que hace que toda la red de Bitcoin sea casi un 78% renovable.

Bitcoin utiliza un 78% de energía renovable. Fuente: Twitter

Pero las cifras varían y la Universidad de Cambridge sugiere que la cifra real es mucho menor. Aunque la universidad afirma que el 76% de los mineros de criptomonedas utilizan electricidad procedente de fuentes de energía renovables, descubrió que sólo el 39% del consumo total de energía de las criptomonedas Proof-of-Work procede de energías renovables.

Sigue leyendo:

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *